Dependiendo del tamaño y del tipo de prueba o entrenamiento que realice, cada atleta es diferente. Bajo el término atletismo se reúnen disciplinas tan dispares como la marcha, la velocidad, el lanzamiento, el salto,… que se reflejan en unas necesidades de energía, proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales adecuados a la intensidad y duración del esfuerzo en cada una de ellas.

Por ello, precisamente, no es fácil ofrecer unas pautas nutricionales comunes que sirvan para todos los atletas debiendo ponerse, en detalle, en manos de un especialista que diseñe su estrategia de alimentación para asegurar el consumo en cantidades y horarios adecuados a sus objetivos concretos.

No obstante, podemos señalar para los atletas de todos los deportes:

  • Las proteínas juegan un papel fundamental en la respuesta al ejercicio por lo que los atletas de resistencia y de potencia sometidos a duros entrenamientos necesitan un incremento proteico diario recomendado de hasta 1,2 a 1,7 gramos de proteína por peso corporal.

  • Cuando el tiempo entre sesiones de entrenamiento es inferior a las 8 horas, debe comenzarse la ingestión de hidratos de carbono sólidos y líquidos lo más pronto posible tras la primera sesión para optimizar el tiempo efectivo de recuperación.

  • En las pruebas que duran más de 1 hora, el consumo de carbohidratos en forma líquida puede mejorar el rendimiento al producirse un suministro de energía adicional al músculo y al cerebro.

En estas situaciones y en otras específicas de cada atleta, el consumo de barritas energéticas, bebidas isotónicas y sandwiches de proteínas de Bilfor se demuestran altamente eficaces para la mejora del entrenamiento y del rendimiento en las distintas pruebas atléticas.